Joao Folque, ganadero de Palha: «Estoy totalmente en contra del indulto»

   
VÍDEO

Joao Folque, ganadero de Palha: «Estoy totalmente en contra del indulto»


lunes 15 noviembre, 2021

"Perdónenme las señoras y caballeros, pero considero que el indulto es el orgasmo del tendido", dijo sobre el perdón a la vida de un toro el ganadero del hierro portugués de Palha el pasado jueves.

Palha Indulto
   

El de Palha es uno de los ganaderos más carismáticos que existen en el mundo del toro, sobre todo, por la claridad con la que expone sus ideales. El pasado jueves lo hizo en las tertulias de la asociación El Toro de Madrid, que se celebraron en los aledaños de la plaza de toros de Las Ventas.

Habló sobre toros como «Fusilito«, lidiado en Las Ventas por Israel Lancho hace siete años y designado como el mejor toro de la temporada según esta asociación con un 58% de los votos, desgranó que «se quedó fijo en el peto más de cinco minutos en el primer puyazo, además del castigo, se creció en banderillas arrancándose desde los medios y luego se quería comer la muleta. Y se la quería comer con movilidad y mucha agresividad, que es lo que yo considero muy importante». También narró la graciosa anécdota del rabo postizo de este animal.  

Entre otros toros, también hizo alusión a «Rabosillo», otro animal importante lidiado en Madrid por esta casa ganadera portuguesa: «Era una máquina de embestir. Mi amigo Francisco Javier Sánchez Vara tenía ese día los cables cruzados. Porque dejó un toro que valía un cortijo. De inicio, el presidente dijo que debía salir en primer lugar porque tenía menos trapío y menos cara, y para librarse de posibles problemas del público que quisiera rechazar el toro por falta de trapío, lo echó por delante. Yo, sinceramente, no aposté por él, sino que fue para mí una gran sorpresa», explicó Joao Folque.

Sobre los tentaderos en su casa y los indultos en las plazas

También hubo tiempo para tratar temas como los tentaderos en su casa ganadera y los indultos en las plazas: «En mi casa, todos los animales que se tientan, los primeros cuatro puyazos tienen que ser de pared a pared, que son 33 metros. Y a partir de ahí es cuando yo empiezo a acortar las distancias. Porque entiendo que el toro o la vaca, cuando están enteros y sin picar, es cuando tienen más fuerza para mostrar su capacidad», defendió.

Sobre el perdón a la vida de los toros en las plazas, dijo que «estoy totalmente en contra del indulto. Y perdónenme las señoras y caballeros, pero considero que el indulto es el orgasmo del tendido«, haciendo alusión a que es la puerta a la lidia sin muerte, una línea muy peligrosa de cruzar.