Los ganaderos de bravo: «Ojalá no hubiera toros el año que viene, ya que podríamos luchar por precios más razonables»

Zafra 2022 Movil 320x100
Jaén 2022 Movil 320x100
REPORTAJE

Los ganaderos de bravo: «Ojalá no hubiera toros el año que viene, ya que podríamos luchar por precios más razonables»


martes 21 diciembre, 2021

La situación en el campo bravo es dramática y hay algunos ganaderos que no aguantan más, pero es más acuciante si cabe puesto que a partir de 2023-2024 se acusará la reducción de camadas hecha al inicio de la pandemia.

Ganaderos
Tres de los ganaderos de lidia entrevistados. © Pablo Angular
Arnedo Zapato 2022 Movil 320x100
Jaén 2022 Movil 320x100

La situación de los ganaderos en el campo bravo es límite. Se están viviendo momentos de gran incertidumbre entre los verdaderos protagonistas de la Fiesta, una tauromaquia que depende de este animal pero en la que muchos de los ganaderos se encuentran con el agua al cuello debido a la complicada situación que atraviesa una parte del sector muy dañada por la pandemia.

Guadarrama 2022 Movil 320x100

Criar un toro y ponerlo para la lidia como hoy en día se exige cuesta la friolera de 4.000 euros, en palabras de varios de los ganaderos entrevistados a continuación, y abonar 24.000 por una corrida es prácticamente inviable para muchos empresarios de cosos de tercera, por lo que la solución -y más con la crisis del precio de los piensos por delante- es realmente alarmante.

Los toros siguen en el campo, ya se florearon las camadas, pero el animal sigue ahí. Gran parte de las ganaderías tienen excedente para el próximo año, al juntarse los cuatreños y cinqueños tras el parón de la pandemia, y eso a su vez hace que el toro se pague mucho más barato por parte de las empresas, con lo que ello supone además por la subida de los piensos.

Pero la situación es mucho más grave si tenemos en cuenta que, a partir de 2023, llegará la incertidumbre por la reducción de camadas desde 2020: ¿Habrá toros suficientes para la demanda de festejos tanto en plaza como en calle? Si no hubiese toros en el campo, las corridas de toros se pagarían más caras, claro, pero no se cubrirían todos los festejos. Es una encrucijada complicada.

Zafra 2022 Banner 360x165

Acudimos a cinco ganaderos de renombre que están acostumbrados a lidiar en las plazas más importantes para conocer de primera mano que piensan al respecto. Ganaderos que están viviendo en sus carnes esta dura situación.

Álvaro Núñez: «En 2022 el toro no será igual que en 2021»

Alvaro Nunez
Álvaro Núñez. © T.T.

Álvaro Núñez, a pesar de su juventud, es uno de los ganaderos que más ha lidiado en cosos de primera y segunda cuando trabajaba con su padre en Núñez del Cuvillo; ahora, ya con su propia vacada -que se presentará en Sevilla la próxima temporada-, también está viviendo de primera mano la devastadora crisis en la ganadería brava.

«No puedo hablar como podía hablar cuando estaba presente con el hierro de Núñez del Cuvillo; ahora tengo elegir lo que tengo, porque mi situación es distinta. De la corrida de Sevilla, por ejemplo, no es lo mismo ir a La Maestranza con una corrida a capricho que con lo poco que tengo. Y no es lo mismo además con la situación actual: el año pasado se mató una corrida muy grande y ahora el toro no será igual«, indica Álvaro Núñez Benjumea.

En 2022 «bajará el volumen del toro, habrá ganaderías que sí tengan sus ocho o diez corridas de toros, pero habrá otras que no. Donde estará el problema será en las ferias grandes: habrá toros de sobra para plazas de segunda y tercera, pero para las ferias grandes habrá un problema de que no haya dónde elegir como en 2021. Eso supone un acicate para hierros nuevos que han demostrado que tienen un gran material años atrás y que sí tienen toros para ir a plazas de primera», señala.

Moisés Fraile: «En pandemia, los ganaderos con una camada media de 60 toros han perdido fácilmente 400.000 euros al año»

Moises Fraile
Moisés Fraile, ganadero de El Pilar. © Miguel Hernández

Moisés Fraile, ganadero de El Pilar, es otro de los nombres jóvenes al frente de una vacada singular y que lidia en las principales Ferias: «Estos años de pandemia han sido ruinosos, nadie dice lo que de verdad se ha perdido en una ganadería», comienza lamentando.

«Los hierros con una camada media de 60 toros han perdido fácilmente 400.000 euros al año. En mi caso tiro hacia adelante ya no sólo por el tema familiar, sino porque veo que tengo la ganadería en un gran momento. Sale cada vaca… y los toros a puerta cerrada ni te cuento», expone. «Es lo único que me hace seguir tirando hacia adelante», añade Fraile.

«Ahora, como no se enderece la cosa este año, esto ya se va aponer insostenible. Si se sigue lidiando lo mismo en los mismos sitios mal vamos. Criar un toro vale mucho dinero y más con la subida de las materias primas. Otro tema son los precios por lo que se te paga una corrida, yo ya me negué, era un abuso. Y encima si hablamos de ayudas estamos apañaos, hasta la fecha te puedo decir que 0 euros», expone el ganadero charro.

Pablo del Río: «Las principales plazas van a tener toros, pero Madrid con su larguísima temporada puede ser la que más sufra»

Pablo Del Rio
Pablo del Río y su hijo. © Emilio Méndez

Pablo del Río, responsable junto a su padre y hermanos del hierro de Victoriano del Río, cree que «el tipo de toro para ciertas plazas importantes va a sufrir mucho. Las principales plazas van a tener toros, pero Madrid con su larguísima temporada puede ser la que más sufra», adelanta.

Sesenta festejos del nivel de Madrid «es probable que no estén en el campo, dentro de las ganaderías que Madrid quiere y permite». «Del resto de plazas creo o quiero creer que va a seguir habiendo un excedente en el campo superior a la demanda ya que la cantidad de festejos va a subir pero no tanto como en el año 2019», explica Del Río.

Justo Hernández: «Ojalá no hubiera toros para el año que viene, ya que así podríamos luchar por unos precios más razonables»

Justo Hernandez
Justo Hernández, ganadero de Garcigrande. © Miguel Hernández

Justo Hernández, ganadero del hierro de Garcigrande, piensa que «todavía no se va a anotar la falta de toros en las plazas grandes la próxima temporada; es cierto que se puede notar una falta animales, pero no en un gran número». «Yo, como todos mis compañeros, tuve que reducir animales, pero tampoco fueron muchos ya que lidiamos bastante de lo que teníamos en casa. Luego también se quemaron toros y novillos a puerta cerrada. Si te digo una cosa, ojalá no hubiera toros para el año que viene, ya que así podríamos luchar por unos precios más razonables y todo volviera su sitio. Las cosas está muy complicada entre los ganaderos», señala el criador charro.

José Juan Fraile: «No conozco a nadie que no haya reducido cabezas en su ganadería»

Jose Juan Fraile
José Juan Fraile, ganadero de El Puerto de San Lorenzo. © Miguel Hernández

José Juan Fraile, ganadero de El Puerto de San Lorenzo y La Ventana del Puerto, explica en palabras a este medio que «nosotros tenemos 8 o 9 corridas de toros, de las que 10 o 12 toros valen sin problema para Madrid. Se redujo ganado, evidentemente, pero nosotros seguimos teniendo una ganadería larga. No conozco a nadie que no haya reducido cabezas en su ganadería», reconoce. «Se florearon mucho las camadas para adaptarse a la demanda del futuro. Los veedores comentan que hay menos toros para plazas de primera, yo te puedo hablar por lo que me dicen ganaderos amigos o lo que veo en casa. Parece ser que las camadas son un poco menores. En nuestro caso tenemos toros para darle salida sin ningún tipo de problema».