El toreo no es tonto, o al menos no tanto (sobre el cartel del Domingo de Resurrección)

   
AL NATURAL

El toreo no es tonto, o al menos no tanto (sobre el cartel del Domingo de Resurrección)


jueves 23 diciembre, 2021

El cartel del Domingo de Resurrección, como eje fundamental del inicio de la temporada taurina, se ha visto sorprendido por una terna íntegramente sevillana un día antes en La Línea. ¿Será que no harán el paseíllo los mismos toreros al día siguiente en el Baratillo?

Domingo De Resurreccion
Paseíllo en La Maestranza un Domingo De Resurrección. © Pagés

El Domingo de Resurrección es una de esas fechas que, de puro arraigadas en el inconsciente colectivo taurino, están presentes en la mente de los apoderados juegan a la cábala de su estrategia anual. Resurrección es otra cosa en La Maestranza. Resurrección es un cartel en el que tienes que ser un elegido para ver tu nombre en letras de imprenta. Es uno de los carteles con más prestigio del panorama actual. Y sí, da prestigio del que da billetes al que se pone delante; pero también del que utilizan los prestidigitadores para fijar la atención del público mientras desarrolla el truco fuera de todas las miradas.

Esta semana hemos visto cómo se aireaban en público las coladas sevillanas de maestrantes y empresa, y esas no son las mejores prerrogativas para que el aficionado comience el año pensando en carteles. Por eso la empresa tiene que cerrar pronto el que es, sin duda, el cartel más importante del año en el Baratillo, porque no; no serán los los nombres especulados hasta ahora los que pisen el albero ese día. Me atrevo a decir que hasta la ganadería será otra, y sólo Morante (que es el que le está recordando a todo el mundo lo que siempre significó ser figura) es un fijo en el Domingo sevillano.

Pero no hay más. De hecho, me resisto a creer que José María Manzanares no vaya a estar en 2022 en el Baratillo para su fecha clave, siendo su apoderado una de las personas con más influencia en la confección de carteles de la empresa Pagés. Entre los corrillos de la calle Adriano ya hay quien cuenta que Ramón Valencia tiene al alicantino en mente, pero sobre todo, que el toreo -y por ende, el patrón de Sevilla- no es tonto. Al menos no lo es tanto como para no ver que se ha contratado en La Línea (a unos 200 kilómetros de Sevilla por autopista buena) el mismo cartel que se especulaba para lucir en La Maestranza.

Resurrección, donde los errores no caben

Sevilla Domingo Resurreccion
Ramón Valencia, empresario de Pagés, ante La Maestranza. © Arjona

Don Ramón lleva ya demasiados años en esto como para saber que si quieres llenar la plaza, no permitas el mismo cartel de no ser en la otra punta de España. Don Ramón podrá cometer errores, dejarse llevar por vientos erróneos, reaccionar con soberbia ante según qué cosas e incluso defender hasta la muerte las cagadas que le obligan a cometer otros en numerosas ocasiones, pero no tiene un pelo de tonto. Y si lo tuviera, lleva ya demasiados años en esto como para saber que si quieres una buena entrada, no permitas el mismo cartel de no ser en la otra punta de España. Ni siquiera para una reinauguración que recupera una plaza emblemática. Ni siquiera por rubricar los vientos de cambio que soplan entre los aficionados y que hacen tener esperanza en el relevo generacional. Aquí se trata de poner la Maestranza y la fecha por delante. Como hacen los propios toreros.

Si hace unas semanas hubiésemos apostado por un cartel conformado -y son elucubraciones- por Morante, El Juli y Manzanares no se lo hubiera creído nadie. Pero hoy, con todas estas informaciones pululando alrededor del cartel de La Línea, el comentado ya no parece tan descabellado para abrir la temporada de Sevilla. A no ser que -por ejemplo de nuevo- Talavante se acartelase el Domingo de Ramos sin televisión por en medio.

No estaría mal para la empresa y tampoco para el aficionado. Y cumpliría con las expectativas de casi todos -porque en esto siempre hay algún insatisfecho-. Puestos a soñar, también parecía imposible que fuera otro cartel el que se anunciase en Resurrección hace unos días. ¿Por qué no, si el toreo no es tonto…? ¿O sí lo es…?